Seleccionar página

Ramón Sanjurjo, desde siempre en Olegario. Una apuesta segura en el mercado de los trajes de ceremonia y un éxito asegurado para aquellos que lo puedan lucir el día de su boda.

Ramón, ¿Qué hace que tus trajes les gusten casi más a ellas que a ellos? En una ceremonia donde la protagonista indiscutible es la novia, has conseguido con los diseños de tus trajes y los materiales utilizados darle un equilibrio a la pareja que desde mi punto de vista ayuda al hombre a que, por fin, se sienta también lo suficientemente importante como la novia.

Creo que los tejidos empleados y los diseños de las prendas tienen una influencia vital.

 

¿Cómo sientes esa parte masculina tuya para conseguir que el hombre brille cuando viste todos tus diseños, ya sean clásicos o modernos, tradicionales o de tendencia?

Considero que el novio debe sentirse admirado como la novia en un día tan especial. Por ello me involucro en cada detalle para conseguirlo.

 

Viendo tus trajes en Olegario o en los desfiles de moda en los que participas me sorprende el súper esmero que pones en los detalles y la delicadeza con la que cuidas cada uno de los acabados. ¿Desde dónde surge esa inspiración para un lujo tan delicado?

Surge del amor a mi profesión, lo que me hace estar en constante búsqueda de la excelencia.

 

Vistes a novios tradicionales como si fueran de vanguardia y a los más atrevidos les das un toque rompedor, ¿es así tu modus vivendi? ¿vives convirtiendo la rutina en momentos exclusivos y novedosos? ¿Cómo se hace eso?

Pienso que son cosas diferentes, el trabajo no deja de ser una rutina pero a la hora de diseñar y crear una nueva colección busco siempre la diferencia y la originalidad.

 

Arte en el mundo de la moda, una moda española, gallega. Nada de firmas con nombres raros y extraños. Una moda sofisticada, impecable, exclusiva y refinada, que con un toque muy artesanal y de un gusto exquisito. ¿Para cuándo en las mejores tiendas de Nueva York, Londres, Tokio o Dubái?

De momento estamos centrados en el mercado nacional y europeo.

 

Viendo algunas de las telas de fantasía que utilizas en tus diseños y que combinas con esos complementos tan geométricos te imagino un hombre de gran sentido del humor y enjugazado como un niño. ¿qué hay de cierto en ello?

(Risas) pues creo que has acertado, intento disfrutar de cada momento…

 

Muchas gracias Ramón y esperamos vernos en persona en la tienda de Olegario en Valencia y poder hacer alguna acción para que puedan conocerte en persona esos novios que en breve van a poder vestir algunos de tus diseños más exclusivos.